Ministerio Infantil y del Adolescente

Es la responsabilidad del departamento servir a todos los niños de la iglesia de 0-14 años, comprometidos para que toda programación de la iglesia incluya el crecimiento espiritual, social y mental de esta gran parte de la feligresía de la iglesia, incluyendo procurar la educación de los padres de los mismos, tratando a su vez de impactar a ese mismo grupo dentro de la comunidad.

El eslogan ʺTodo niño un discípulo de Jesúsʺ resume nuestro propósito.

Misión

La misión del Departamento de Ministerio Infantil y del Adolescente es guiar a los niños hacia una relación amorosa y de servicio con Jesús para que se conviertan en sus discípulos.

 

Filosofía

La orden de Cristo de alimentar a los corderos (Juan 21:5) y dejar a los niños acercarse a él (Marcos 10:13,14), encomienda a la Iglesia que evangelice a los niños y fomente su crecimiento espiritual. El compromiso del Departamento de Ministerio Infantil es el de facilitar, equipar y coordinar una amplia y profunda formación espiritual entre los niños, a fin de atraerlos a una estrecha relación con Cristo y dedicación a la Iglesia Adventista del Séptimo Día. “No puede darse demasiada importancia a la primera educación de los niños. Las lecciones aprendidas, los hábitos adquiridos durante los años de la infancia y de la niñez, influyen en la formación del carácter y la dirección de la vida mucho más que todas las instrucciones y que toda la educación de los años subsiguientes” (Ministerio de Curación, pp. 293, 294)

El Departamento de Ministerio Infantil y del Adolescente adoptó los siguientes objetivos para promover el desarrollo espiritual, emocional e intelectual de los pequeños, dentro de la comunidad de la iglesia:

 

  1. 1. Enseñar la teología y metodología para dejar a los niños ir a Cristo.

 

  1. 2. Ministrar a los niños para que puedan crecer en fe y desarrollar una relación íntima con Jesús a través de programas como Niños en Discipulado, Sigue el estudio dela Biblia para niños, y otros, los que fortalecen su vida de oración, de estudio y servicio a otros.

 

  1. 3. Ayudar a los líderes y a los miembros de iglesia a reconocer la importancia de los primeros años de la vida de los niños, cuando la mente y el corazón son más susceptibles al evangelio, enseñándoles cómo conquistar el corazón de los niños con el fin de traerlos a Cristo y su iglesia.

 

  1. 4. Estimular la inclusión de los niños en todos los programas y actividades de La iglesia.

 

  1. 5. Preparar materiales que enseñen a los padres, maestros y pastores cómo hacer para inducir a los niños a un estudio significativo de la Biblia, con el fin de prepararlos para que puedan hacer decisiones conscientes, dirigidas por el Espíritu, ahora y en los años futuros.

 

  1. 6. Desarrollar materiales cristocéntricos para ser usados por los miembros de iglesia que se preocupan por la educación religiosa de los niños.

 

  1. 7. Asesorar a los administradores de la iglesia en los asuntos relacionados con la educación religiosa de los niños.

 

  1. 8. Organizar y coordinar programas que involucren a los niños y, o a sus líderes.

 

  1. 9. Promover el Currículo de Eslabones de Gracia entre los maestros de Escuela Sabática, proveyendo entrenamiento y materiales apropiados.

 

  1. 10. Desarrollar materiales para el programa de la Escuela Bíblica de Vacaciones, en los que se resalten los valores bíblicos que ayudan al crecimiento espiritual y permanencia en la iglesia, y cuyo alcance a la comunidad y a los niños de la iglesia se destaca por su resultado evangelístico. Para el mismo se recomienda trabajar con la colaboración del departamento de educación, para formular un plan maestro que ayude a los líderes del departamento en la realización de esta actividad en el territorio de la división.

 

11. Colaborar con otros departamentos tales como Ministerio Familiar, Educación, Salud, Escuela Sabática, Mayordomía, Jóvenes y Ministerio de la Mujer, con el fin de desarrollar y proveer capacitación para que los líderes puedan ministrar en forma efectiva a los niños.