Noticias

Presidente mundial de la Iglesia Adventista resalta el sábado de énfasis en “enditnow”

Estás justificando la justicia, estás santificando la justicia. Ayúdales a ver que valen mucho, ante tus ojos y ante los ojos de los demás. Tienen un gran valor en el alcance misionero de la iglesia.

21 de agosto 2020 | Silver Spring, Maryland, Estados Unidos | Por: Ted N.C. Wilson.

Hola amigos. Al encontrarnos semana a semana por medio de estos mensajes de video, espero que sean de bendición y ánimo en su caminar con Jesús y en la misión que Él nos ha encomendado de alcanzar al mundo para Él.

Hoy hablaremos de un tema muy difícil, pero muy importante: El abuso. El abuso es un tema del que nadie quiere hablar y, sin embargo, es uno que debe abordarse si queremos llevar a cabo nuestra misión de esperanza y sanación.

Todos los días, miles de personas inocentes en todo el mundo, muchos de ellos niños, sufren abusos. El abuso se presenta en muchas formas: Abuso sexual infantil, violencia doméstica, abuso de adultos mayores, trata de personas, violación, mutilación genital femenina y muchas otras formas despreciables.

Tristemente el abuso existe en todas partes, incluso en la iglesia. Como Iglesia mundial de cristianos cariñosos y solidarios, debemos abrir los ojos al hecho de que hay más personas de las que imaginamos que sufren profundamente los efectos devastadores del abuso. Jesús nos llama a un ministerio de esperanza y curación. Pero primero debemos reconocer el problema.

Aunque la violencia afecta a todos, las mujeres, los niños y los ancianos parecen ser los más vulnerables al abuso físico sexual y sicológico.

Considerando que:

—Uno de cada cuatro adultos informa haber sido abusado físicamente cuando era niño.

—Una de cada cinco mujeres informa haber sido abusada sexualmente cuando era niña.·

—Una de cada tres mujeres ha sido víctima de violencia física o sexual por parte de su pareja íntima en algún momento de su vida.·

—Uno de cada diecisiete adultos mayores reportó abuso en sólo un mes, según la Organización Mundial de la Salud.

Los resultados del abuso pueden ser devastadores, dejando a las víctimas con sentimientos de inutilidad, depresión, ansiedad e incluso de suicidio. Aquellos que han sido abusados ​​suelen ser más vulnerables a los trastornos alimentarios, la automutilación, el abuso de sustancias y otros comportamientos destructivos.

Como Adventistas del Séptimo Día, condenamos el abuso en todas sus formas y abrazamos el ministerio sanador de Jesús. Esto es parte de nuestra misión dada por Dios.

En Isaías 58, versículo 6 leemos, “¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo?”

Al comentar sobre Isaías 58, Elena de White escribió: “La obra especificada en estas palabras, es el trabajo que Dios pide a su pueblo que realice. Es la obra señalada por el mismo Dios. Con la labor de defender los mandamientos de Dios y reparar las brechas que se han hecho a la ley de Dios, hemos de unir la compasión por la humanidad doliente. Hemos de mostrar el supremo amor de Dios… Y con esto hemos de manifestar misericordia, benevolencia y la más tierna piedad por la raza caída… El amor revelado hacia la humanidad doliente da significado y poder a la verdad ”(El Ministerio de la Bondad, p. 35.2).

Este próximo sábado 22 de agosto, es un día especial para crear conciencia y abogar por el fin de la violencia en todo el mundo. Conocida como «enditnow», esta iniciativa global desarrollada por la Iglesia Adventista del Séptimo Día se lanzó en 2009 y busca aumentar la conciencia personal, la responsabilidad y la participación para ayudar a detener la marea de este terrible mal. Puede encontrar más información sobre este día de énfasis especial, visitando enditnow.org

Es muy importante que nosotros, como líderes y miembros, no solo seamos conscientes de las señales de abuso, sino que tomemos medidas para evitar que suceda, escuchando con atención y compasión a quienes han sufrido abuso, tomando medidas preventivas y denunciando a los perpetradores ante las autoridades correspondientes, para que puedan rendir cuentas.

Hay muchos recursos de ayuda disponibles en línea, incluido el sitio web, donde puede encontrar más información: https://women.adventist.org/safe-church

Mientras vamos concluyendo, me gustaría tomar un momento para dirigirme a aquellos que han experimentado alguna forma de violencia o abuso. Mi hermana, mi hermano, Dios sabe lo que te ha sucedido y le importa. Lo que te pasó, no es tu culpa. Te animo a que hables hoy con una persona de confianza. No necesitas sufrir en silencio. La ayuda está disponible ahora. Y algún día, Dios traerá vida nueva y sanación completa. Él promete en Malaquías 4: 2: “Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salvación; y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada.

Oremos juntos ahora mismo.

Padre celestial, acércate a todos aquellos que han experimentado grandes dificultades en sus vidas. Y quizás incluso ahora te pedimos que sanes por completo sus corazones y les ayudes a ver una nueva imagen y una brillante esperanza para el futuro, mientras los llenas de tu justicia.

Estás justificando la justicia, estás santificando la justicia. Ayúdales a ver que valen mucho, ante tus ojos y ante los ojos de los demás. Tienen un gran valor en el alcance misionero de la iglesia. Y pronto, cuando regreses, Señor, estaremos completamente en casa. Por ello Te agradecemos, y por favor, quédate con cada uno.

En el nombre de Jesús. Amén.

 

FUENTE: 

https://www.interamerica.org/es/2020/08/presidente-mundial-de-la-iglesia-adventista-resalta-el-sabado-de-enfasis-en-enditnow/. 


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *