Noticias

¿Qué estás dispuesto a renunciar por la misión?

A lo largo de los años, esta ofrenda ha continuado, con el 100 por ciento de la ofrenda destinada al trabajo de Misión Global de primera línea para plantar iglesias en partes del mundo no alcanzadas y no alcanzadas y entre nuevos grupos de personas.

13 de noviembre 2020 | Silver Spring, Maryland, Estados Unidos | Por Ted N.C. Wilson.

Saludos amigos. Espero que hayan sido bendecidos esta semana durante la Semana de Oración mundial. Y ahora, al llegar al final de esta semana especial, tenemos una maravillosa oportunidad de continuar la bendición mientras participamos de la Ofrenda de sacrificio anual, el sábado 14 de noviembre.

Quizás se pregunten: ¿Cómo puede el sacrificio ser una bendición? Bueno, permítanme compartirles una historia interesante sobre algo que sucedió hace unos 100 años.

A principios de la década de 1900, la obra misional adventista prosperaba. Los misioneros salían de sus hogares en gran número, viajando a lugares lejanos para compartir el amor de Jesús y los importantes mensajes dados por los tres ángeles de Apocalipsis 14.

Luego, trágicamente, en 1918 la pandemia de gripe española golpeó, matando a millones de personas y sumiendo a la economía en una profunda recesión. Los diezmos y las ofrendas cayeron y no había suficiente dinero para seguir apoyando a los misioneros. Los líderes de la iglesia temían tener que retirarlos.

Así que, durante las reuniones del Concilio Anual del Comité Ejecutivo de la Asociación General, que se llevaron a cabo del 20 al 27 de septiembre de 1922 en Kansas City, Missouri, los delegados decidieron en oración pedir a los miembros de la iglesia que dieran un salario de sacrificio de una semana para cubrir el déficit de un cuarto de millón de dólares ese año.

A pesar de las condiciones tan difíciles de principios de la década de 1920, los miembros respondieron dando más de $ 350,000 durante el año siguiente, a lo que se conoció como la Semana Anual de Ofrenda de Sacrificio.

Saben, el sacrificio que hicieron los miembros de la iglesia mundial de solo 208,771 adventistas del séptimo día en 1922, es notable cuando su contribución significa muchos dólares de hoy. ¡Si ajustamos por inflación, esa contribución de $ 350,000 en ese entonces equivale a más de $ 4 millones de dólares hoy en poder adquisitivo! Y nuevamente, si ajustamos por inflación, eso significa que cada miembro de la iglesia en ese momento dio el equivalente de hoy de $ 20, en comparación con menos de tres dólares por miembro entregados hoy a la misión.

Ahora, casi 100 años después, nuestra iglesia enfrenta una crisis similar, mientras que el COVID-19 destroza vidas y la economía. A medida que disminuyen las ofrendas misioneras, el futuro del de los pioneros de Misión Global es incierto. Estos misioneros, en su mayoría locales, se especializan en llegar a los grupos de personas más difíciles de alcanzar en el mundo, para Jesús. A medida que la historia se repite, ¿podemos, como iglesia, repetir una respuesta sincera y sacrificada para mantener a nuestros misioneros en primera línea? A lo largo de los años, esta ofrenda ha continuado, con el 100 por ciento de la ofrenda destinada al trabajo de Misión Global de primera línea para plantar iglesias en partes del mundo no alcanzadas y no alcanzadas y entre nuevos grupos de personas.

En el libro, Consejos sobre mayordomía, leemos estas instrucciones oportunas:

“En los momentos más difíciles, antes de que esta obra termine, miles de pesos serán depositados gozosamente sobre el altar. Hombres y mujeres consideran un bendito privilegio participar en la obra de la preparación de las almas para que estén firmes en el gran día de Dios, y darán cientos de pesos con tanta presteza como ahora dan uno.

Si el amor de Cristo ardiera en los corazones de su pueblo profeso, hoy veríamos manifestarse el mismo espíritu. Si tan sólo comprendieran cuán cerca está el fin de toda obra en favor de la salvación de las almas, sacrificarían sus posesiones tan espontáneamente como lo hicieron los miembros de la iglesia primitiva. Trabajarían por el progreso de la causa de Dios con tanto fervor como los hombres mundanos trabajan por adquirir riquezas. Se ejercería tacto y habilidad, y se pondría en práctica un trabajo fervoroso y abnegado a fin de adquirir dinero no para guardarlo, sino para derramarlo en la tesorería del Señor.” (Pág. 45).

Hoy, queridos amigos, ¿qué están ustedes y qué estoy dispuesto yo a sacrificar por la misión? Pero quizás sacrificio no sea la mejor palabra después de todo. ¡Porque, de hecho, este «sacrificio» es en realidad una bendición!

En Proverbios 11:25 leemos:

El alma generosa será prosperada; Y el que saciare, él también será saciado.

Si deseas unirte y ser parte de esta maravillosa oportunidad de donar a la Ofrenda de sacrificio anual, te animo a visitar Global-Global-Mission.org/MySacrifice, donde tendrás la oportunidad de hacer clic en «Give Online» y elegir » Ofrenda de sacrificio anual de Global Mission. «

Les invito a orar conmigo ahora mismo.

Padre celestial. Gracias por enviar a Jesús, quien dio el sacrificio máximo por cada uno de nosotros, quien luego se levantó de la tumba e intercede por nosotros en el lugar santísimo del santuario celestial, un verdadero santuario en el cielo. Preparando, para Su pronto regreso cuando nos lleve al cielo para estar con Él. Señor, queremos ir con Jesús.

Cuando regrese por Su gracia, podremos ser salvos. Y por Su gracia, también podemos sacrificarnos aquí en esta tierra. Porque, ¿qué sacrificio es para nosotros compartir con lo que ya nos has dado, y luego recibir una maravillosa vida eterna al someter nuestros corazones a Jesús? Gracias Señor, por permitirnos sacrificarnos por los demás para que podamos estar todos juntos en el cielo contigo. En el nombre de Jesús, te lo pedimos. Amén.

 

FUENTE: 

https://www.interamerica.org/es/2020/11/que-estas-dispuesto-a-renunciar-por-la-mision/.

 

 


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *