Noticias

Coordinador relata historias sorprendentes de cómo Dios está obrando en Japón

El programa de evangelización de literatura juvenil Rush está prosperando en todo Japón.

Algunos de los estudiantes y líderes adventistas que participaron en Youth Rush Japan 2019 en febrero y marzo. Los estudiantes están demostrando ser testigos exitosos mientras van de puerta en puerta, conectándose con personas y vendiendo literatura cristiana. [Foto: Japan Union Conference News].

05 de Junio de 2019|División de Asia-Pacífico Norte|Adventist Review.

Youth Rush Japan, un programa de evangelización estudiantil de la Conferencia de la Unión de Japón (JUC), se lanzó en el verano de 2016 en la Iglesia Adventista del Séptimo Día de Setagaya en Tokio, Japón.

En esa primera temporada, solo siete estudiantes participaron. Tres años después, entre febrero y marzo de 2019, más de 40 jóvenes participaron en cuatro programas consecutivos, y desde 2016, 111 jóvenes han participado.

“Grandes cosas sucedieron”, dijo el coordinador de Youth Rush Japan, Daniel Fukuda. “En el Centro Cristiano de Tokai, 18 personas mostraron interés en los estudios bíblicos, que la iglesia local hará un seguimiento. En la iglesia de Sodegaura, cinco personas vinieron a la iglesia durante el programa del sábado a través de las invitaciones personales de los estudiantes que iban de puerta en puerta”, agregó.

“Del 22 al 26 de marzo, también tuvimos nuestra primera Conferencia Juvenil. Alrededor de 40 participantes de Youth Rush se reunieron en la iglesia joven de Setagaya para un fin de semana de oración, reavivamiento y compañerismo”, dijo Fukuda. “¡Los jóvenes distribuyeron 100,000 panfletos en Tokio en un día!”

El director del Ministerio de Publicaciones de la Conferencia General, Almir Marroni, visitó los programas de verano en Sodegaura y Tokai y fue de puerta en puerta con algunos de los estudiantes.

Fukuda también participa a menudo. “Como líder, voy de puerta en puerta con varios estudiantes todos los días para observarlos, entrenarlos y apoyarlos”, dijo Fukuda. Abajo, Fukuda cuenta algunas de las experiencias que presenció.

Abuelo gruñón

Un día, uno de nuestros estudiantes de Youth Rush se encontró con un anciano gruñón y frío, o “abuelo”, como a veces llaman cariñosamente a una persona mayor en Japón. Él le dijo: ¡No puedo leer! ¡Soy ciego, y odio la religión! Parecía tener una mirada terrible y estaba de mal humor.

La estudiante quería hacer algo por el anciano antes de que ella se fuera, así que se ofreció a cantar un himno. Sorprendentemente, cuando la estudiante comenzó a cantar, el abuelo gruñón también comenzó a cantar (más tarde descubrió que él había asistido a la escuela dominical cuando era un niño). Al final de la canción, tanto el anciano como la estudiante tenían una sonrisa cuando se separaron. La música piadosa tiene el poder de llevar sonrisas a las caras gruñonas.

Canta una canción

Otro día, dos estudiantes de 17 años no tuvieron un buen comienzo: no hicieron ventas durante las primeras horas. Pero siguieron perseverando.

Una hora antes de la hora del almuerzo, se encontraron con un pequeño y antiguo complejo de apartamentos. En ese edificio, pensaron, que Dios les había preparado una sorpresa. En cada una de las tres puertas consecutivas, uno de los estudiantes no solo podía vender libros, sino también orar con la gente y cantar: Qué amigo tenemos en Jesús.

“Entre los dos estudiantes, vendieron más de 20 libros en la última hora de labores”.

¡No te rindas!

Fukuda también habló de un participante de Youth Rush de 16 años que comenzó con fuerza una mañana. Al aplicar lo que había aprendido en el entrenamiento, el estudiante pudo vender muchos libros. Con una gran sonrisa de victoria y un espíritu alegre, corría de puerta en puerta, visitando hogares.

Sin embargo, justo antes de la hora del almuerzo, el estudiante conoció a una persona muy mala y enojada que lo dejó sintiéndose amargado. Incluso después del almuerzo, seguía pensando en la persona y se sentía desanimado. Ahora ya no corría entre las puertas. Estaba caminando, desanimado e incapaz de conectarse con la gente en las puertas.

“El estudiante se detuvo y me dijo que quería darse por vencido”, contó Fukuda, “pero seguí animándolo, diciéndole que seguramente alguien lo estaba esperando”.

Unos diez minutos después, Fukuda y el estudiante conocieron a una mujer de cincuenta años. Esa mujer no solo le compró libros al estudiante, sino que también le dio la bienvenida. El estudiante oró y cantó para ella. Cuando el estudiante comenzó a cantar “Qué amigo tenemos en Jesús”, la mujer comenzó a llorar incontrolablemente.

“Ella parecía profundamente conmovida”, dijo Fukuda. “Con lágrimas, ella repetía, ‘¡Gracias! ¡Gracias! Por favor, no dejes de hacer lo que estás haciendo. Lo que estás haciendo es increíble. Por favor no te rindas ¡Continúa lo que estás haciendo! ”

A partir de entonces, el estudiante prometió no pensar nunca más en dejar de distribuir literatura adventista, dijo Fukuda.

Fukuda solicitó el apoyo y las oraciones de los miembros de la iglesia, destacando la importancia del programa para los jóvenes en Japón.

“A través del programa Youth Rush, oramos y esperamos equipar e inspirar a los jóvenes para que respondan al llamado de convertirse en líderes del movimiento de Dios en los últimos tiempos”, comentó Fukuda. “¡Oramos y esperamos que los jóvenes respondan con alegría el llamado de compartir el mensaje de Dios a todas las naciones, parientes, lenguas y personas!”

La versión original de esta historia se publicó en el sitio de noticias de la División Asia del Pacífico Norte.

Fuente: https://noticias.adventistas.org/es/noticia/evangelismo/coordinador-relata-historias-sorprendentes-de-como-dios-esta-obrando-en-japon/.

 


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *